In Start-Ups

Muchas personas ven el éxito, como si fuera una cuestión de suerte o de magia, quizá de una buena oportunidad, y aunque en la vida existan momentos que nos brindan oportunidades únicas, ¿qué harías si tuvieras que construir el camino por ti mismo sin tener una gran oportunidad?

Yo pienso que son muy pocos los casos en los que la gran oportunidad le cambia la vida a alguien. Ya sea por una mega oferta labora, porque se ganan la lotería, porque se hicieron famosos o por cualquier otra razón sobrenatural.

La realidad es que el éxito, más que ser algo que llega, en la mayoría de los casos es algo que se forja y se alcanza. En su libro “El Talento nunca es Suficiente”, John C. Maxwell habla de esto y a través de múltiples ejemplos, nos ayuda a distinguir entre lo que te aporta el talento y lo que te aporta el carácter.

¿Qué es el talento?

Según el RAE (diccionario de la real academia española), el talento significa: inteligencia, aptitud, persona apta para determinada actividad u ocupación.

En otros diccionarios, se define como una cualidad, un don o una labor que se domina a cierto grado. Todos hemos visto gente que destaca en la música, en deportes, en arte o en los negocios.

Como en toda actividad, se requiere virtud y hasta nos damos cuenta que hay gente que nació o es instintivamente más virtuosa para algunas actividades que para otras. Pero independientemente de cuánto talento tengas para algo, el talento también se desarrolla, pues así como hemos visto personas con talento nato para algo, también vemos personas que nunca llegan a desarrollar todo su potencial.

Así que si pudiéramos reducir el talento a una definición breve para emprendedores, ésta sería: las habilidades necesarias que requieres para crear o levantar un negocio.

Mencionaremos algunas de las más relevantes.

¿Cuáles son algunas de estas habilidades necesarias para emprender?

  • Ventas: la habilidad para vender cualquier producto o servicio, con seguridad, fluidez y con naturalidad.
  • Enseñar: transmitir conocimiento a otros a través del discurso, de la escritura o de la oratoria. Un negocio requiere procesos, capacitación, manuales, estandarizar, medir, etc.
  • Oratoria: la habilidad para poder hablar frente a un grupo de personas y transmitir correctamente ideas.
  • Negociación: poder alinear intereses entre personas, intercambiar, comerciar o llegar a un acuerdo entre diferencias.
  • Administrar: saber llevar a cabo tareas de tiempo y dinero de manera organizada.

La lista podría continuar, sin embargo, Maxwell, nos plantea que aunque uno pueda ser muy talentoso para estas cosas, sin el ingrediente secreto, el carácter, no llegarás muy lejos.

¿Qué es carácter?

El carácter es la persona que eres, cuando nadie te ve. Son los hábitos, decisiones y valores que aplicas a tu persona. Maxwell nos plantea que puedes ser una persona con poco talento, pero con mucho carácter y llegar más lejos que alguien que tiene mucho talento, pero poco carácter.

Así que de esta manera podemos dividir nuestra persona en 3 partes:

  • El ser: es esa parte de carácter que se fundamenta en las decisiones, en los valores y hábitos. Es aquello que somos en cada aspecto de nuestra vida. ¿Te rindes o persistes?¿Eres constante o inconstante?¿Eres humilde o arrogante?
  • El hacer: lo que ponemos en práctica, es una mezcla de talento con carácter. Es el resultado tangible de la inercia interna que llevamos.
  • El tener: es lo que poseemos, ya sea en cuestión material, social o intelectual. En su mayoría, especialmente a largo plazo, el tener es el resultado de nuestras decisiones.

10 Cualidades de Carácter para Emprendedores

  1. Pasión: es ese fuego por un tema o el amor hacia algo en específico. Hay una gran diferencia cuando algo te gusta a cuando algo te encanta. ¿Haces lo que te apasiona?¿Estás en un negocio o proyecto que te emociona al punto que puedas hacerlo sin que te pagaran?
  2. Iniciativa: es aquello que implementas o realizas sin que nadie tenga que decirte o darte la orden. Un proyecto o negocio requiere iniciativa, porque no tienes un jefe o alguien que te diga constantemente lo que debes hacer. La iniciativa es un ingrediente clave para seguir adelante cuando se presentan problemas que nadie soluciona, inclusive de la iniciativa surgen nuevos negocios que cubren necesidades en el mercado.
  3. Enfoque: es el poder de concentrarse por periodos prolongados de tiempo, sin distracciones. En la vida, todos tenemos preocupaciones, problemas y situaciones difíciles. ¿Cuántas de esas situaciones te distraen de llegar a tus objetivos?
  4. Preparación: tener la disciplina para estudiar constantemente, para aprender cosas nuevas y para crecer constantemente las habilidades/talentos que ya tienes.
  5. Práctica: el acto de repetir mecánicamente una actividad hasta que obtienes los resultados deseados. Nadie aprender a tocar guitarra en un día, ni tampoco a resolver ecuaciones complejas de matemáticas. Al igual, en los negocios, en los proyectos y en desarrollar al máximo el talento se requiere práctica.
  6.  Perseverancia: la voluntad de seguir adelante aún a pesar del dolor, los fracasos, los desánimos y la oposición. Como dice la frase: “El que persevera, alcanza”.
  7. Valor: mantenerse por encima de los miedos, inseguridades y enfrentar situaciones difíciles o incomodas. Es completamente lo opuesto a evadir problemas o quedarse en la zona de comodidad. Ver los problemas como retos y enfrentarlos constantemente.
  8. Disposición: la actitud y compromiso de hacer las cosas a pesar de no tener ganas, de no estar de ánimo o de estar pasando por momentos difíciles.
  9. Responsabilidad: asumir las consecuencias de las decisiones, aprender de ellas y tomar el rol de responder aún cuando sea difícil hacerlo.
  10. Trabajo en equipo: aprender a llevarse bien con otros, a cooperar y a manejar a gente difícil. Nunca vas a poder llegar tan lejos solo, como con gente que te apoya.

¿Hasta dónde quieres llegar?

Es simple, no importa si tu comienzo es pequeño o si tienes poco talento, cuando te concentras en desarrollar estas cualidades de carácter, podrás llegar a cumplir la visión que tengas en mente.

¿Qué necesitas mejorar en tu vida para alcanzar lo que te propones?

El hacha sin filo no corta. Si no se le saca filo, hay que golpear con más fuerza. Si quieres prosperar, tienes que saber qué hacer y hacerlo bien. Eclesiastés 10:10 TLA

¿Te gustó el tema? También te recomiendo:

Referencia:

Recent Posts

Leave a Comment