In Negocios, Start-Ups

Quizá mucha gente no considera como un problema serio la impuntualidad, especialmente en México, somos un país donde hay que citar a las personas mínimo media hora antes para que lleguen en el tiempo esperado.

Ser impuntual está ligado directamente con tu administración de tiempo y la administración de tiempo con la eficiencia y productividad de tu vida. En este artículo tiraremos piedras sin compasión a quienes son impuntuales; no se crean, este artículo es una guía para empezar a poner en practica la puntualidad.

6 Problemas de ser Impuntual

cómo dejar de ser impuntual

  • Te hace ver como una persona poco formal, especialmente si se trata de algo profesional, en otras culturas, como en la oriental, la puntualidad es tan importante que refleja en realidad el grado de interés que tienes en un asunto, no debería ser diferente en nuestra cultura.
  • Robas el tiempo de otros, me han tocado personas que llegan hasta 45 minutos tarde a una cita o compromiso que establecieron, es muy comprensible que uno tenga un “evento de causa mayor” que haya evitado que llegarás a tiempo, pero la verdad es que ese no es el 98% de los casos, la mayoría de las personas no llegan a tiempo por falta de responsabilidad.
  • Restas valor a un espacio, por ejemplo, si se trataba de llegar a una junta, de llegar a un compromiso de proyecto a una clase o capacitación, lo que haces es disminuir el valor de lo que está ocurriendo dentro.
  • Te resta confiabilidad, aquí aplica el principio elemental de todos: como eres en lo pequeño serás en lo mucho. Nadie puede confiarle grandes responsabilidades o grandes asuntos a una persona poco confiable, si a una pequeña junta no llegas a tiempo, tampoco lo harás cuando sea una gran junta.
  • Es mediocridad, la verdad es que llegar tarde a todas partes, en especial en el ámbito de lo profesional te hace ver como una persona mediocre. A demás, promueves una cultura que acepta el ser impuntual como algo normal o que no tiene gravedad, eso corroe la conducta dentro de la sociedad.
  • Es una falta de respeto, inclusive hay personas que les importa tan poco, que hasta te pueden dejar plantados sin avisar en un compromiso que tu consideras importante.

“La informalidad en atender una cita es un claro acto de deshonestidad. Igual puedes robar el dinero de una persona si robas su tiempo.” —Horace Mann

¿Hasta dónde debo cuidarme de ser impuntual?

¿Por qué cuando nos citan en la embajada norte americana a las 7:00 a.m. todos llegamos 2 horas antes? Sin embargo, cuando nos citan para ver a un proveedor o para una venta, la gente llega 30 minutos después.

Hay cosas que no se pueden cambiar de cultura, por ejemplo, en las graduaciones o bodas, la fiesta comienza a las 8:00 p.m., pero la cena la sirven hasta las 10:00 p.m., eso quiere decir que a la gente le dan la flexiblidad de llegar entre las 2 horas; que a final de cuentas el trasfondo de eso es que no pueden citar a todos a la misma hora porque de todas formas no llegarían.

A través de estos ejemplos, vemos que una cosa es ser puntual y otra es ser inflexible. Hay que establecer las diferencias, así podrás entender, que antes de comprometerte a algo, deberás definir el tipo de compromiso que tienes:

  • Compromisos formales: este es el tipo de compromiso en el que se establece una hora en específico, puede ser una entrada al trabajo, una cita de negocios, una cita de noviazgo, un compromiso en un tramite de gobierno, una conferencia, un taller, una cita con un agente de ventas, etc. Este tipo de compromiso se establece previamente y a demás se confirma. ¿Cómo puedes llegar tarde después de haberte comprometido y a demás confirmado una hora en específico? Debes de poner todo de ti para llegar a tiempo en este tipo de compromisos.
  • Compromisos informales: como una salida con amigos, una comida con la familia, etc. Es una situación que realmente no te requiere toda la formalidad porque considera factores como el día (descanso, vacaciones, laboral, etc.), otros compromisos y la libertad de no comprometerse al 100%. Este tipo de compromisos pueden establecerse en discursos como, “Nos vemos «como» a las 8”, “Llegas, ahí estaremos desde las 6”, “«Si quieres puedes» asistir…”, “Nos veremos el domingo…”, etc. En ninguna parte del discurso hay una formalidad total, pero más importante, no hay confirmaciones.
  • Compromisos con flexiblidad: estos son como los que mencionaba anteriormente, son compromisos en los que te dan un margen de tiempo para llegar. Por ejemplo, te dicen que el evento empieza a las 12:00 p.m. pero tienes todo el día para poder llegar, o te dicen las horas, por ejemplo, “Empezamos a las 7:00 pero puedes llegar entre 7:00 y 9:00” etc. También puede ser un trabajo que no te marque la hora de entrada, sino que te pidan cuentas de lo que haces, etc.

8 Consejos para dejar de ser Impuntual

  • Tómalo en serio: realmente dale más importancia a llegar a tiempo que a otras cosas, como a “si vas a vender o no” como a “tu imagen personal” o como a “si esa persona te importa mucho o poco”. La puntualidad es una virtud de carácter y una vez adquirida y en practica, eso mejora tu persona. Realmente toma en serio tus compromisos formales, confirma y llega a tiempo.
  • Anticipa eventos: muchas personas se quejan de que se les cruzó algo en el camino y por eso no llegaron, pero en la mayoría de los casos estos eventos son cosas que pudieron ser evitadas, la realidad es que la gente no se anticipa a hacer tareas o cosas que pudieron haber hecho y después se les acumulan y comienzan a controlar sus vidas. No seas un bombero que se dedica a apagar fuegos, mantén organizado tu tiempo y tu agenda, haz las cosas antes de que se conviertan en una carga o en un estorbo. No te quejes del tráfico cuando pudiste haberlo anticipado.
  • Establece prioridades: las excusas más usadas son que se cruzó otro evento en el camino y tampoco es aplicable a un compromiso formal. ¿Cómo se te puede cruzar algo en el camino a algo a lo cual ya estabas comprometido? Establece las prioridades de tu día y dale su lugar a cada evento, si previamente ya sabías que eso no era lo más importante ¿para qué te comprometes con algo que no será prioridad? El usar excusas de cruce de eventos sólo aplica para casos extra curriculares: muerte, enfermedad, sismos, encarcelamientos, asaltos, desastres naturales o invasiones extraterrestres.
  • Acostumbra tu reloj: si realmente te cuesta demasiado llegar a tiempo, comienza a añadirle tiempo a tus horarios y citas. Por ejemplo, si tienes un compromiso a las 6:00 y estás acostumbrado a tomar media hora para llegar, toma mejor cuarenta minutos para que te anticipes a cosas como el tráfico, las llamadas inesperadas, el encontrarte con alguien en el camino, etc. Inclusive hay gente que retrasa su reloj 10 o 20 minutos para no llegar tarde y así mantienen sus relojes.
  • No digas que sí a menos que lo vayas a cumplir: todos tenemos todo tipo de actividades y horarios, no eres único en la vida. Mucha gente dice “es que no tengo tiempo” o “ando demasiado ocupado” o “ya no me dio tiempo”, después de que ya se comprometieron. Si realmente no puedes, di que «no» desde un principio. La gente más exitosa que ha pisado la tierra tenía la misma cantidad de tiempo que tú…24 horas y ellos pudieron con esas 24 horas.
  • Usa una agenda o recordatorios: si eres como yo, de las personas que tratan de retener todo en la cabeza, pero de repente se te pasa un compromiso, mejor usa una agenda o un recordatorio como post sticks, una alarma en el reloj, una alarma en el teléfono, una llamada de parte de alguien más, etc. Esto te ayuda a mantenerte organizado y de ser eficiente. La clave de la eficiencia no es hacer miles de cosas, es ser productivo en las cosas que haces y para eso se requiere administrar bien el tiempo.
  • No te engañes: no justifiques tu conducta, no uses excusas, no te digas a ti mismo que no pasa nada, realmente aprende a tener remordimiento por llegar tarde o por no asistir a algún compromiso al cual hayas dicho que ibas. A veces la única forma de hacer las cosas es a través de la recompensa y castigo, o a través del ensayo y error. Ensaya una y otra vez hasta que llegues a perfeccionar tu puntualidad y se mantenga como un hábito de vida.
  • Usa las recompensas: si llegas tarde, regáñate a ti mismo/a. Sin embargo, si llegas temprano, felicítate. Puedes tomar un pequeño descanso, tomar algo, sentarte a meditar, dar un pequeño paseo por el lugar, etc. Relájate y busca una manera de hacerte sentir bien por llegar a tiempo. La recompensa es algo que proporciona “satisfacción” por lo tanto refuerza una conducta, para formar conducta, primero se necesita formar el hábito, por esa razón usa compensaciones para reforzar el hábito y que después se vuelva un estilo de vida por sí mismo.
  • Prepara las cosas desde antes: especialmente si eres el encargado de alguna actividad o evento, llega previamente para que te prepares a ti mismo o para que prepares todo lo necesario antes de comenzar. Puede ser desde una presentación en tu computadora hasta un evento masivo, el hecho de llegar antes, implica que no andarás corriendo, eso reduce muchísimo el estrés y te ayuda a mejorar la salud. Cuando llegas y tienes todo listo desde antes, eso muestra seriedad, compromiso, responsabilidad, pulcritud, orden y organización. Disfruta de hacerlo y de tener todo preparado previamente.

Verdaderamente una vez que lo pones en práctica, se vuelve un hábito. En mi trabajo de consultoría, la mayoría de las personas llegan tarde, aún cuando se trata de presentaciones o asuntos de sus negocios que son muy importantes, así es que no pienses que si es algo muy importante vas a adquirir mágicamente el hábito de llegar a tiempo, comienza por llegar a tiempo a los compromisos pequeños.

¿Te gustó este artículo? También necesitas leer:

 

Recommended Posts
Showing 2 comments

Leave a Comment